La asunción de un agente de EE.UU. en el marco de la guerra comercial


  • Por Damián Quevedo

Los relatos del populismo, que son cada día más inverosímiles, se caen junto a la profundización de la crisis mundial y la pelea entre las grandes potencias, situación que lleva hacia una reconfiguración constante del mapa político mundial y de los alineamientos económicos.

Por eso y por el pragmatismo que caracteriza a los capitalistas, es que un gobierno de "derecha", como el uruguayo, que se supone en las antípodas del progresismo, no dudó en alinearse con China, siguiendo el camino que promovieron sus predecesores frenteamplistas, como Mujica.  

El presidente uruguayo Luis Lacalle Pou comunicó hoy que logró cerrar acuerdo sobre estudio de factibilidad con China para comenzar la negociación formal sobre un Tratado de Libre Comercio (TLC), y que ya informó a los líderes de los partidos políticos locales y a los gobiernos socios del Mercosur[1] 

Esta alianza comercial boicotea, en los hechos, el intento de reflotar el Mercosur, ya que es un tratado con un país que está por fuera del acuerdo regional, con una capacidad productiva y financiera mucho mayor que todo el bloque junto.  

Pero no solo Uruguay abrió la brecha económica en dirección a la ruta de la seda, el país capitalista de mayor peso en la región, Brasil, hizo lo mismo, aunque con mucha más fuerza.  

El Partido Comunista Chino está a la vanguardia del pragmatismo capitalista, por eso, dejó pasar ciertas declaraciones de Jair Bolsonaro “anti chinas”, para concretar el desembarco de Huawei y la tecnología 5G china en Brasil, que en marzo de este año inauguró la primera fábrica para esa tecnología en San Pablo.  

Esto no sería una novedad, ya que, En el año 2020, China se convirtió en el mayor socio comercial de la historia de Brasil. Ese año, el intercambio llegó a los 100 mil millones de dólares. Según la Secretaría de Comercio Exterior brasileña, en 2021 se movieron unos 138.000 millones entre ambos países[2] 

Por otra parte, la puja por el mercado del Cono Sur entre las grandes potencias, Estados Unidos, Europa, Japón y China, motoriza cambios políticos en los países del Mercosur y acelera sus respectivas crisis. Por eso los yanquis se han puesto más celosos a la hora de defender su “patio trasero”, emprendiendo una ofensiva, que alcanza a nuestro país.  

En ese sentido, la llegada de Sergio Massa al superministerio -que controlará todos los resortes de la economía argentina- implica un giro de 90° en la orientación internacional. Del coqueteo de Fernández con Rusia y la admiración de Cristina hacia el régimen del PCch, a la concentración del poder, cuasi bonapartista, en manos de un agente directo de Wall Street.  

Wall Street y Washington le abren una puerta a Massa y esperan el respaldo de Cristina Kirchner para el ajuste que creen impostergable. Ejecutivos de fondos de inversión y analistas de la capital norteamericana indicaron a Infobae que el nuevo ministro conoce los problemas, pero quieren ver qué margen de acción le da el oficialismo para actuar; confianza por sus contactos en el mercado y en EEUU; qué pasará con el FMI[3] 

Estos cambios y reacomodamientos son aún el principio de los que vendrán, ya que la guerra en Ucrania aceleró las contradicciones inter imperialistas y desató una espiral ascendente en la crisis económica y la crisis de los regímenes democrático burgueses de todo el mundo.  

No existe -en el corto plazo- la posibilidad de que una de las potencias se imponga sobre el resto, lo que implica que, al empuje de la crisis económica, la incidencia en los mercados de los países oprimidos seguirá cambiando, con todo lo que esto significa en cuanto a la desestabilización de sus gobiernos.  

Lejos de resolver los problemas económicos y políticos de nuestros territorios, la pelea entre las grandes potencias los profundizará. En este marco, la izquierda revolucionaria debe impulsar la lucha obrera y popular contra todas las grandes potencias, asumiendo que no existe ningún “amo” nuevo progresista.  



[1] La Nación 13/07/2022

[2] Clarín 22/072022

[3] Infobae 29/07/2022

Volver a página principal

Comentarios