Castillo, la "delarruización" de Alberto y las tareas de la izquierda


Por Damián Quevedo 

La serie de exabruptos de Alberto Fernández exceden al individuo, no solo por el lugar que ocupa -es el presidente- sino por lo que expresan en cuanto al proceso de putrefacción del régimen, que adquiere ribetes tragicómicos. A pesar de que estamos acostumbrados a este tipo de gags, sobre todo quienes vivimos, más bien soportamos -al Menemato- no dejan de tener una enorme repercusión política.  

Si se realiza un análisis de ese discurso actual se percibirán reminiscencias de cómo era tratado y pintado al público Fernando de la Rúa siendo presidente. Como todo mensaje, más allá de la intención del emisor, siempre se termina de completar en el receptor; cuando ayer Alberto Fernández en la inauguración de un “ciclotrón” para tratamientos de cáncer dijo: “Por favor vayan y contagien. ¡Perdón! Vayan y vacúnense, eviten el contagio”, la interpretación que hicieron muchos es la de una persona al borde del ACV. (Perfil.com 12/06/2021). (Leer todo)

Comentarios