Elecciones, una buena oportunidad para la izquierda clasista


Por Damián Quevedo 

La crisis es tan grande, que no facilita la unificación del oficialismo y la oposición patronal, que juegan sus cartas dentro de un sistema de partidos sostenidos por caudillos decadentes, más que en programas. No existen, siquiera, matices culturales entre el Peronismo y Cambiemos, cuyos liderazgos se debilitan día a día, debido a la total y absoluta ausencia de propuestas y medidas de salida a la crisis, tanto sanitaria como económica.  

El único slogan que todos estos personajes agitan, es el de “vacunas para todos y todas”, difiriendo entre sí en cuanto a las cantidades que se han aplicado -o no- y a las marcas de cada una de estos productos multinacionales. Es que unos y otros no hacen otra cosa que trabajar como lobistas de los grandes laboratorios, que están metidos en una Gran Guerra Comercial, cuyo propósito no es “salvar vidas”, sino realizar jugosas ganancias. (Leer todo) 

Comentarios