Gran victoria: sigamos el camino que marcaron los piquetes de Neuquén


Por Claudio Colombo

Después de la firma del acuerdo salarial entre los trabajadores del estado (ATE) y el Gobierno, los Autoconvocados de Salud que rechazaron el acuerdo, decidieron finalmente ceder y liberar los cortes. Pero sostienen la medida de fuerza en Villa La Angostura. Los trabajadores autoconvocados de la Provincia de Neuquén definieron levantar los cortes de tránsito en la ruta del petróleo y reforzar únicamente el de Villa La Angostura. De esta manera, se liberó Vaca Muerta al terminar con los piquetes sobre la ruta 7 y 17 en Añelo y Rincón de Los Sauces, pero se mantiene el bloque en la Ruta 40. (Diario Neuquén, 29 de abril)

El mismo diario indica que El jefe de Gabinete, Sebastián González, adelantó el envío del proyecto de ley a la Legislatura a través del cual la provincia buscará las herramientas crediticias para afrontar el acuerdo de aumento salarial del 53,09 % que se celebró con el gremio ATE.

Más allá de las cifras acordadas, que terminarán siendo pagadas en 2022, sin cubrir lo perdido durante estos últimos años, el ofrecimiento gubernamental es un triunfo obrero enorme, que se obtuvo luego de dos meses de un conflicto, que fue organizado desde las asambleas de base, que resolvieron el paro, las movilizaciones y los piquetes que frenaron el tráfico de las rutas, principalmente el que conduce al yacimiento Vaca Muerta.

En ese marco el gobierno se negó a recibir a los representantes de la auto-convocatoria obrera,  mientras que la conducción del gremio que tendría que haber estado al frente de la lucha, ATE, la boicoteó de manera escandalosa, poniéndose del lado de la dirección del sindicato petrolero, cuyo máximo dirigente amenazó con patotear a los compañeros y las compañeras en huelga.

Sin embargo, y a pesar de todo esto, la combatividad puesta de manifiesto por las bases de la salud, hicieron retroceder al Gobierno, que se vio obligado a otorgar un aumento que no figuraba en el presupuesto pautado con anterioridad.  Las y los "elefantes", como los llamó despectivamente Carlos Quintriqueo de ATE y ellos lo tomaron como bandera, protagonizaron la lucha más dura de la oleada de resistencia de las y los trabajadores en el país. (La Izquierda Diario, 29 de abril)

La Interhospitalaria, que es el organismo sobre el cual se apoyó este conflicto, marca, de acá en más, un camino, que deberá recorrer el resto de la clase trabajadora para conquistar sus demandas insatisfechas. En ese sentido, la lucha de la Salud neuquina, empalma con las tendencias a retormar el rumbo de la rebelión, que están desarrollándose en Chile, a partir del paro de los portuarios, y en Ecuador, con las movilizaciones que ganaron las calles para repudiar la suba de impuestos del gobierno de ese país.

Debe quedar bien en claro que para pasar de un acuerdo del 12 % -firmado inicialmente entre el gobierno y las cúpulas de UPCN y ATE- a otro con el que se alcanzará el 53 %, tuvieron que pasar días y días de lucha, organizada por fuera de los diques de contención burocráticos y con los métodos más contundentes que hoy por hoy tiene la clase trabajadora, principalmente los piquetes.  

Desde nuestro partido saludamos esta victoria, que aunque parcial es gigantesca, convocamos a seguir apoyando las medidas de lucha que los compañeros y las compañeras han resuelto en sus asambleas y, en ese marco, a que los trabajadores y el pueblo de nuestro país tomen este ejemplo para enfrentar y derrotar al Plan de Ajuste del gobierno, construyendo desde abajo otro Argentinazo que dé lugar a una salida de fondo, un gobierno obrero y popular que rompa con el Capitalismo y se proponga levantar una sociedad nueva, verdaderamente justa y equitativa para el conjunto, una sociedad Socialista.

Volver a página principal

Comentarios