Defensa de libertades individuales ¿Incompatible con el bien común?

Juan Giglio

Uno de los argumentos más usados por ciertos izquierdistas que apoyan la vacunación masiva y indiscriminada, es la supuesta defensa del “bien común” o “colectivo”, que la inoculación garantizaría. De esa manera, atacan a quienes sostenemos el derecho de los individuos a negarse a ser inoculados por los productos experimentales que proveen los grandes laboratorios farmacéuticos.

Este planteo se da de bruces con la realidad, ya que los que optamos por no vacunarnos no solo no contagiamos más que el resto, sino más bien todo lo contrario. (*) ¡Algo está fallando en la lógica de esta gente, porque las últimas estadísticas oficiales indican que las personas vacunadas son las que más se contagian, las que más se mueren y, por tanto, las más contagiosas!

Por otra parte, las “libertades” individuales deberían ser valoradas por la izquierda y las organizaciones y personalidades que al menos se consideren demócratas, porque el capitalismo, en su etapa de mayor decadencia y putrefacción, las está atacando con una fiereza inusitada. ¡La izquierda no puede dejar en manos de ningún sector de derecha esta bandera, tan elemental!

Las organizaciones que se dicen socialistas, y que en los hechos actúan como lobistas de la Big Pharma, se han colgado del carro de la burguesía en cuanto a reivindicar sus ataques a la “democracia” formal, o lo que queda de ella, justo en una época en la que los y las de arriba están tratando de cambiarla por un régimen de características bonapartistas o dictatorial. ¡Los pases sanitarios y confinamientos son, en ese sentido, herramientas que limitan los derechos!

La izquierda que va para ese lado, cumple el papel de años atrás cumplió el stalinismo, cuando se negó a defender la democracia burguesa contra el ataque del fascismo, ubicando en el mismo platillo de la balanza a socialdemócratas y liberales con los partidarios de Hitler o Mussolini, que gratamente aceptaron ese tipo de ayuda, que los llevó al poder.  

El stalinismo del “tercer período” se negó a impulsar el Frente Único Anti Fascista, como proponía, entre otros, León Trotsky. Los izquierdistas que se ataron al carro de las orientaciones bonapartistas de la burguesía, son dignos herederos del principal enterrador de la Revolución Rusa y Europea.

*Algunos datos para tener en cuenta: Según datos del Registro Nacional de las Personas, los Registros Provinciales, el Ministerio de Salud Nacional y las Naciones Unidas, al jueves 30 de diciembre 2021 habían fallecido en Argentina -por todas las causales- 344.000 personas, una cifra muy parecida a la que resulta de promediar los muertos de los últimos cinco años previos a la “era del Covid”.

Por otra parte, en 2021, 63.026 habrían muerto por Covid -también de acuerdo a las cifras oficiales- 57.723 de las cuales apenas estaban vacunadas, contra 5.303 que no lo estaban. El promedio de fallecidos en el mundo por año antes de la pandemia era de 62.500.000, mientras que este fin de año ha llegado a 61.460.009.

Volver a página principal 

Comentarios