Atlanticazo, para las luchas no hay vacaciones


Por Je Constantino

Después del ejemplo del pueblo de Chubut, que salió a las calles a finales del 2021 en contra de la Mega-Minería que pretendió instalar Mariano Ancioni en complicidad con el gobierno nacional, miles de personas se manifestaron este martes 4 de enero del reciente año a lo largo y ancho del país, expresando enérgicamente el rechazo a las petroleras en el Mar Argentino.

"El Gobierno y la Secretaría de Energía dieron luz verde el 30 de diciembre pasado a la Declaración de Impacto Ambiental que permitirá realizar estudios sísmicos en tres áreas de exploración off shore ubicadas en la Cuenca Argentina Norte (a 307 y 443 kilómetros de la costa de Mar del Plata). El proyecto fue presentado por la empresa Equinor en sociedad con YPF y Shell." (Infobae, 4 de enero)
"El decreto correspondiente fue publicado en el Boletín Oficial con las firmas del presidente Alberto Fernández y Juan Luis Manzur, jefe de Gabinete de Ministros y Martín Guzmán, ministro de Economía." (La Nueva, 4 de enero)

La buena noticia es, que nada detiene al pueblo cuando se une, cuando emerge la necesidad de unirse por una misma causa y de salir a luchar, sucede entonces la suspensión de las diferencias políticas que puedan coexistir. Siendo esta fecha época de vacaciones, pero con el Chubutazo a flor de piel y los incendios forestales que sacuden a más de cinco provincias, el Atlanticazo retumbó en las calles y las costas argentinas, expresando en los hechos, nuevamente "NO es NO".
 
Si bien las manifestaciones demostraron la expresión de personas de todas las edades, quienes están a la vanguardia de las luchas ecologistas ¡son lxs jóvenes! Y sabemos que es con la juventud a la cabeza que se profundizan las rebeliones. Es un punto que debemos destacar y valorar.

¿Cómo se traducen las consecuencias de actividades petrolíferas en el mar? "No hay manera de llevar a cabo la exploración y explotación petrolera offshore sin que genere impactos irreversibles para los ecosistemas marinos, su biodiversidad, las costas, las playas y los principales medios de vida de las comunidades costeras. Y si hay petroleras, sabemos que habrá derrames." (Greenpeace)

Tengamos en cuenta que los mares y los océanos, ya vienen siendo contaminados desde hace tres siglos a causa del desarrollo industrial y tecnológico, con químicos y todo tipo de desechos industriales que generan la degradación y contaminación del fondo marino. Llegando luego hasta nuestra mesa, en alimentos que ingerimos, además de acelerar la extinción de muchas especies. Como en todo negocio multimillonario de lxs capitalistas, el precio que pagamos por sus ganancias es muy caro, nos cuesta la vida humana, animal, y los recursos naturales. 

Sin embargo, lo más caliente de este verano en Argentina no se reduce sólo a lo climático, tampoco nos conduce a semejante unidad de acción directa, espontánea y masiva, la singular posibilidad nefasta de las petroleras en la costa atlántica -aunque ese motivo sea suficiente- sino que nos atraviesa también -y sobre todo, quizá- el ajuste que venimos aguantando, el ajuste del momento y el que vemos venir, el inagotable FMI, que se relaciona directamente con los negocios extractivistas, y los malestares sumados del resultado de las políticas sanitarias represivas que no contribuyeron a fortalecer nuestra salud para enfrentar un virus. Estamos en emergencia económica y social, no solo ambiental.

El Atlanticazo hoy nos unió. Si lo hacemos por el mar, hagámoslo de igual manera y con la misma fuerza y convicción, en defensa de nuestros salarios y nuestros derechos ganados, en contra del ajuste como de las petroleras, porque nadie nos defiende, solo la unidad de los y las trabajadores.
Sabemos que mientras gobiernen lxs pocos de arriba, el mar, nuestras vidas y todo el ecosistema que nos sostiene está en peligro por la explotación, que es la base del capital.

Desde Convergencia Socialista decimos no a las petroleras en el mar argentino. ¡Ni FMI ni extractivismo, destruyamos el capitalismo! Por un gobierno de lxs trabajadores.


Comentarios