Dos plazas antagónicas: la del gobierno y el FMI y la de la izquierda

Por Juan Giglio

Página 12, el auténtico “boletín oficial” del gobierno, anuncia en su edición de este domingo 5 de diciembre, que el acto que realizarán Alberto, Cristina y compañía, el 10 del corriente en la Plaza de Mayo, tendrá como principales oradores al presidente Alberto Fernández, a la vicepresidenta Cristina Kirchner y al exmandatario de Brasil, Lula da Silva.

A 38 años del regreso de la democracia y a dos años la asunción de la fórmula Fernández-Fernández, el acto no solo será un “festival ciudadano”, sino también la tercera gran movilización popular desde el 20 de marzo del 2020, y la reaparición pública de Cristina Kirchner luego del cierre de campaña en Merlo, previo a las elecciones legislativas.

Esta concentración tiene el propósito de maquillar, con cotillón "nacional y popular", el acuerdo cipayo con el FMI. Para eso, Alberto y Cristina entregarán los premios Azucena Villaflor en el Museo del Bicentenario, reconocimiento anual que instituyó Néstor Kirchner en 2003 para reconocer a ciudadanas, ciudadanos y entidades destacadas por su trayectoria cívica en defensa de los derechos humanos.

Este año, las y los reconocidos serán la presidenta de Abuelas de Plaza de Mayo, Estela de Carlotto; la Madre de Plaza de Mayo Línea Fundadora, Taty Almeida; el exsenador por la UCR y defensor de los Derechos Humanos, Hipólito Solari Yrigoyen; y el cineasta Pablo Torello, autor del documental "Historia de Aparecidos", cuya investigación permitió el hallazgo de los restos de Villaflor.

No casualmente, el acto oficialista tendrá lugar apenas 24 horas antes del que haremos las fuerzas de izquierda, agitando consignas muy distintas, como ¡No al acuerdo con el FMI! Y ¡Abajo el Plan de Ajuste! Los de arriba tratarán de ocultar o, al menos, minimizar, la fuerza del reclamo y la capacidad de movilización, cada vez más grande, de las organizaciones que peleamos para acabar con el Capitalismo y construir un mundo Socialista.

La izquierda debe aprovechar esta situación, en la que todo se aclara debido a la convocatoria kirchnerista. ¡El fin de semana habrá dos actos, dos políticas total y absolutamente diferentes! Una, al servicio de la clase trabajadora y el pueblo pobre, la otra, para enriquecer aún más a los grandes monopolios y usureros internacionales con el hambre y la miseria del conjunto.

¡La Plaza de la izquierda tiene que ser el comienzo de la construcción de un Centro Coordinador de la Resistencia, que convoque audaz y decididamente al movimiento de masas a luchar para derrotar el Ajuste e imponer un Plan Obrero Alternativo, que comience con el desconocimiento de los pagos de la deuda externa y la utilización de esos fondos para reconstruir la economía nacional!

Hay que organizar otro Argentinazo, construido desde abajo, con miles de asambleas en los barrios, escuelas y lugares de trabajo, en las que se pongan a discusión las medidas de acción directa que serán necesarias para echarlos a todos de una vez y para siempre. Allí hay que votar el Plan Obrero, que debe incluir la expropiación de los grandes monopolios industriales, de servicios y farmacéuticos, para ponerlos a funcionar bajo el control de sus propios laburantes. 

Convergencia Socialista marchará, en unidad de acción con toda la izquierda combativa este 10 de diciembre. Haremos  una columna unitaria con las Asambleas del Pueblo y compañeros y compañeras independiente, levantando otras banderas, que creemos importantes, como la lucha contra las restricciones y pases sanitarios, que los de arriba pretende imponer con la excusa de las nuevas variantes del Covid. 

La cita es a las 1530, en 9 de Julio y Avenida de Mayo. ¡Reventemos la Plaza para empezar a poner en pie una alternativa nueva y verdadera, una alternativa Socialista y Revolucionaria.

Volver a página principal 

Comentarios