11D, a Plaza de Mayo contra el acuerdo con el FMI y el Ajuste



Por Comité Ejecutivo de Convergencia Socialista

La última conferencia de la Unión Industrial Argentina puso en evidencia cuál es el verdadero significado del acuerdo con el FMI que busca el gobierno. El discurso de Alberto Fernández, hacia el cierre de la reunión anual de los popes de la industria local, fue bien recibido por estos, que tienen intereses comunes con el plan que se desprende del pacto que se está por concretar con el organismo internacional.

La “previsibilidad jurídica y económica” que suele exigir el organismo y, sobre todo, la “paz social”, significará la implementación de un ajuste brutal, mayor al de estos dos años. Los capitalistas, cuando hablan de crecimiento y condiciones para las inversiones, están hablando de reducir los costos de producción, reducción que tiene, para ellos, un solo camino, que es el de la baja de los salarios y el aumento de la explotación.

“Arreglar el tema de la deuda externa a los efectos de tener acceso a los mercados. Un acuerdo para el sector privado le va a permitir tener acceso al mercado de capitales y al crédito internacional"[1] Esta perspectiva, que sería el resultado del Plan “Plurianual”, implica el acceso a mercados de crédito, que en criollo significa continuar tomando deuda, por parte de empresas privadas que seguirán utilizando al Estado como garante. El gobierno y la oposición patronal quieren cerrar rápidamente el acuerdo, con el único propósito de endeudarse para retrasar un estallido de la economía.

Algunos sectores dentro del gobierno fingen oponerse a ese pacto vergonzoso, como es el caso del kirchnerismo y su entorno "progresista". Este pseudo rechazo esconde los mismos intereses que el resto de los partidos patronales, aunque escondido detrás de críticas a los préstamos tomados por el Macrismo o con la idea de investigar la deuda. Sin embargo, son chicanas o espejitos de colores, porque todos y todas aceptan pagar, ninguno se propone romper con el FMI y los grandes usureros internacionales.

La deuda externa es un mecanismo que funciona como un yugo colonial (más allá de la independencia formal de este país) utilizada por las grandes potencias para garantizar el control de los países dependientes de este mecanismo. Por eso los socialistas y las socialistas la rechazamos, sin importar su origen o su grado de “legalidad”, sosteniendo que hay que luchar, junto a la clase obrera y todos aquellos que sufren el ajuste, para que no se pague y los fondos que queden en el país se usen para reactivar nuestra economía.

La movilización convocada por el FITu y otras organizaciones revolucionarias, entre las cuales está nuestro partido, para el 11 de diciembre, será un paso importantísimo en la lucha contra el Plan de Ajuste y de sometimiento al imperialismo. Un paso que debe continuar con otras medidas de acción directa y una gran campaña política dirigida hacia toda la clase trabajadora y el pueblo pobre, proponiéndoles la construcción de otro Argentinazo y una salida Obrera y Socialista.  


[1] Infobae  02/12/2021


Volver a página principal

Comentarios