Maxipack, nace una alternativa de lucha entre los papeleros


Por Samuel Noyola

La papelera Maxipack, que funciona en Avellaneda desde 1984, cuenta con dos plantas productivas y es una de las más importantes proveedoras de cartón corrugado para Pymes y grandes patronales alimenticias, químicas, farmacéuticas y demás. Desde hace años la conducción sindical orbitaba alrededor del oficialismo del gremio, pero, desde hace un tiempo, comenzó a surgir un nuevo activismo que se puso al frente de una gran lucha, gracias a la cual se conquistó un importante avance en sus condiciones de trabajo y una nueva comisión interna.

Los trabajadores de Maxipack se propusieorn pelear contra la política de persecución laboral, que la patronal hacía efectiva a través de muchas suspensiones injustificadas. En ese marco, fue creciendo el proceso asambleario, desde donde se elaboró un programa mínimo de demandas, que excedió esta exigencia, reclamando las recategorizaciones que habían sido negadas durante años y fueron llevadas a vía muerta por la dirección oficial papelera.

A esta demanda se le sumaron otros puntos, como la de los bonos no pagados a un grupo de trabajadores desde la implementación de un nuevo sector -hace más de cinco años- el freno de suspensiones, el pago de salarios caidos de algunos compañeros -por supuestas faltas injustificadas- etc.

Muchos laburantes de la empresa se encuentran por debajo de la canasta de pobreza, necesitando trabajar jornadas de 12 horas para poder elevar su poder adquisitivo. Esta situación llevó a los empresarios a establecer como normativa oficial las jornadas extendidas de trabajo con duros ritmos de explotación. Las asambleas golpearon de lleno a este régimen laboral, cuando resolvieron no hacer más horas extras hasta que se reconocieran sus pedidos, e incluso plantearon la perspectiva del paro por tiempo indeterminado.

Los trabajadores también rechazaron cualquier acuerdo de la burocracia a espaldas de estas asambleas de base, que garantizaron de manera organizada las medidas en los dos turnos. Esta realidad garantizó el triunfo rotundo de los papeleros, haciendo retroceder a la empresa con su política persecutoria y conquistando categorías, los bonos exigidos, además de frenar cualquier tipo de suspensión sin causa.

Esta victoria obrera dio lugar, en las elecciones gremiales, a la conformación de una nueva comisión interna, que expresa las demandas de las bases y sus métodos de lucha. De esa manera se enfrenta objetivamente la política empresarial y de la burocracia sindical, que desarmada ante la rebelión de las  bases no pudo lograr conformar una lista propia.

El ejemplo de Maxipack crea las condiciones para que se conforme un polo de lucha dentro del gremio y de la zona. La militancia de Convergencia Socialista saluda este importante triunfo y se pone a disposición de los trabajadores del papel para las luchas que vendrán.

Volver a página principal

Comentarios