La conquista de un diputado obrero en Jujuy y la tendencia general


En el centro, el compañero recolector de residuos de Jujuy Alejandro Vilca, que con el 25% de los votos accedió a una banca en el Congreso Nacional. ¡Esto no es un hecho aislado, sino que marca la tendencia general de la situación  política, que marcha hacia una nueva rebelión obrera y popular, mucho más radicalizada que la de 2001, una perspectiva que puede y debe ser aprovechada por la izquierda, impulsando un nuevo Argentinazo!

Por Juan Giglio

Aunque el peronismo amortiguó su caída, recuperando una buena cantidad de votos en el conurbano bonaerense, su derrota general muestra que el populismo retrocede cuando deja de contar con una situación económica favorable que le permita repartir algunas de las migajas que se caen de la mesa en la que festejan, como siempre, los grandes monopolios. ¡Todo eso quedó atrás debido a la crisis general del Capitalismo, que no permite el re-surgimiento de las variantes progresistas, como la que encarnó durante años el kirchnerismo!

La debacle del PJ se expresa en la pérdida del quorum propio en el Senado, ya que fue derrotado en la mayoría de las provincias donde renovaba cargos para la cámara “alta”, que condujo sin contradicciones desde 1983 en adelante. Esto no significa que Juntos por el Cambio haya recuperado la popularidad que llegó a tener durante la primera época de la gestión macrista. ¡Para nada, aunque ganaron, sus candidatos y candidatas fueron utilizados por la gran mayoría como una herramienta de castigo!

La principal tendencia de la realidad la marca la elección de la izquierda, que obtuvo casi un millón y medio de votos, con resultados excepcionales en varios distritos, como CABA, Provincia de Buenos Aires, Chubut, Neuquén y otros. Sin embargo, lo más significativo del avance del FIT sucedió en Jujuy, donde el compañero recolector de residuos Alejandro Vilca sacó el 25%, ganando una banca en la cámara de diputados.

La gran elección del Frente de Izquierda, sumada a la cantidad enorme de personas que no fueron a votar, define para qué lado va la situación política y social, que en la medida en que continúe el plan de ajuste -al gobierno no le queda otra- dará lugar a nuevas puebladas y un nivel inédito de radicalización, que puede y debe ser aprovechado por la izquierda que se dice revolucionaria.

En ese sentido, la gran tarea de los y las socialistas es jugarnos a poner en pie los organismos obreros sobre los que transitará el próximo Argentinazo. Las conducciones del FIT deberían convocar, ya mismo, a una Asamblea Nacional de Luchadores, Cabildo Abierto -o como se llame- con la finalidad de de organizar la rebelión y agitar la necesidad de un gobierno de los trabajadores y el pueblo.

Para eso, el Frente de Izquierda debe frenar su tendencia, cada vez más marcada, de adaptación a las instituciones de la democracia burguesa. Si esta dinámica -que desde CS denominamos “social democratizante”- se mantiene, el proceso revolucionario que está gestándose en los socavones de la clase trabajadora y el pueblo pobre, pasará por encima de los partidos que lo conforman. 

Imagen: nuestra compañera Karen Marín, presa desde hace dos años -ahora con el régimen de detención domiciliaria- pudo ir a votar. Con orgullo, en su primera votación, ya que es muy joven, muestra la boleta del Frente de Izquierda. El 19 de noviembre, a las 10 horas, nos movilizamos a los tribunales de Quilmes, para exigir su libertad. 



Volver a página principal 

Comentarios