Falleció Luis Poetto, dirigente obrero trotskista


Por Juan Carlos Beica

Con Luis y su hermano Eduardo formamos parte de la primera célula ferroviaria del Roca, allá por el año 79, cuando los dos trabajaban como mecánicos electricistas -de señalamiento- en Plaza Constitución, luego en Hipólito Irigoyen. Tiempo después, "Luichi" entró al curso de foguista y yo al de señaleros, reencontrándonos en la gran huelga de 46 días de 1991 al frente de nuestras respectivas seccionales: la de los maquinistas de Remedios Escalada y la de los Señaleros, con sede en Avellaneda.

Cuando Luis ya había dejado de militar en el viejo MAS, la lucha de clases nos volvió a juntar, en la lucha del "campo" de 2008. Como criador de unos pocos chanchos, dirigía la delegación Guaminí de la Federación Agraria, representando a los chacareros más pobres de la agremiación. La imagen que precede a esta artículo corresponde a una charla que organizamos para que nos cuente su punto de vista sobre el conflicto. Días después hicimos una marcha a Plaza de Mayo, en la que fue su principal orador.

Era un gran agitador y tenía mucho carisma, por eso no fue casualidad que haya estado a la cabeza de combates tan distintos, las bases lo querían porque sabía dialogar y escuchar. Pero Luichi fue mucho más que eso, un militante revolucionario convencido de que no hay salida sin acabar con el Capitalismo y construir una nueva sociedad, Socialista. Aunque se alejó de la militancia "orgánica" nunca dejó de asumir estas ideas ni de transmitirlas. Era también, y no es poca cosa, un buen tipo. ¡Camarada Luis, hasta la victoria, hasta el Socialismo, por el que luchaste!

Volver a página principal

Comentarios