Debate televisivo, nuestro punto de vista


Por Juan Giglio

Ayer tuvo lugar el primer debate entre candidatos de las primeras cuatro fuerzas que compiten en las legislativas de CABA. Allí estuvieron María Eugenia Vidal, Javier Milei, Leandro Santoro y Myriam Bregman, un acontecimiento que fue seguido por una audiencia importante. Esto indica la gran avidez política que existe dentro del movimiento de masas, en un contexto de crisis capitalista furibunda, dentro del cual el gobierno peronista marcha hacia una nueva catástrofe electoral.

Los referentes de los partidos burgueses no plantearon ninguna salida para resolver las penurias de la clase trabajadora, sino slogans vacíos de contenido, Es que ninguno de ellos o de ellas puede decir en público la verdad: ¡Están totalmente de acuerdo en pagarle al FMI y garantizar los negocios de las grandes multinacionales, votando las leyes que faciliten la profundización del Plan de Ajuste, Saqueo y Represión ordenado por los dueños del mundo!

En ese marco, reivindicamos a Myriam Bregman, porque se plantó defendiendo la independencia política de la clase trabajadora. ¡Eso, que no es poca cosa, es la razón por la cual integramos esta alianza electoral! Sin embargo, desde nuestro punto de vista, la candidata de la izquierda tendría que haber aprovechado la oportunidad para ir más allá, llamando a las bases obreras a protagonizar una Revolución que acabe con el Sistema Capitalista y dé lugar a una Sociedad Socialista.

Estas oportunidades mediáticas deben servir para generar desconfianza en las instituciones "democrático burguesas" -como el parlamento- alentando la práctica de la Acción Directa y la Auto-Organización. Para eso, desde Convergencia Socialista, agitamos la necesidad de poner en pie un Centro Coordinador de las Luchas que le de cauce a un nuevo Argentinazo -o Huelga General- que haga realidad la consigna que se cantó masivamente en 2001: ¡Que se vayan todos! 

La presencia de la izquierda en un hecho televisivo como el de ayer, expresa la oportunidad histórica de acercar el programa del Socialismo a la clase obrera. Para convertir esta posibilidad en realidad, el Frente de Izquierda debería abrirse e incorporar en sus filas a todas las organizaciones y personalidades que estén de acuerdo en defender esta perspectiva, poniendo en marcha un Movimiento o Partido de Trabajadores que se juegue a liderar las próximas y decisivas batallas de los y las de abajo.

Volver a página principal


Comentarios