El nuevo "cajón de Herminio" que hundió al gobierno


Por Juan Giglio

El 28 de octubre de 1983, durante el cierre de campaña del Partido Justicialista, en el centro del palco y enfocado por todos los canales de televisión, Herminio Iglesias -candidato a gobernador de Buenos Aires- prendió fuego un ataúd y una corona con las siglas de la Unión Cívica Radical. Por este acto, que se realizó frente a una multitud, se lo señaló como el responsable de la derrota electoral, ganadas por Raúl Alfonsín, contra Ítalo Lúder, con el 51,75% de los votos, contra el 40,16% de este último.

En un artículo publicado semanas atrás, desde CS advertíamos que la "fiesta clandestina" presidencial podría llegar a convertirse en un nuevo "cajón de Herminio", debido a la bronca multitudinaria que provocó. Teniendo en cuenta el resultado electoral, catastrófico para el gobierno, hoy podemos afirmar que nuestro pronóstico se cumplió. Para terminar de entender esto, reproducimos a continuación la nota en cuestión. (Leer todo)

Comentarios