La izquierda participa en las elecciones sin consignas de "poder"


Por Juan Giglio

Para Lenin, Trotsky y sus camaradas de la Tercera Internacional, las elecciones burguesas fueron siempre una gran oportunidad para hacer política. La razón es más que clara, ya que cuando tienen lugar allí se discute, aunque en el marco de los mecanismos “democráticos” de la burguesía, quién debe gobernar y en base a qué planteos o programa lo hará.

Por eso, aunque las elecciones para la Duma -el parlamento de la Rusia zarista- eran una especie de telón decorativo del régimen dictatorial, los bolches las aprovechaban para agitar sus consignas de “poder”, jugándose a ganar a una porción del movimiento de masas, o al menos a la vanguardia, para la práctica de la acción directa y el programa socialista.

Desde CS apoyamos al Frente de Izquierda, porque propone candidatos y candidatas de la clase trabajadora y un programa general independiente de la burguesía, lo cual es altamente progresivo. Sin embargo tenemos grandes diferencias con la manera en que los partidos de esta alianza electoral encaran las campañas.

Ni el PO, ni el PTS, ni IS -mucho menos el MST- actúan en base a las recomendaciones de la Tercera Internacional, que tienen que ver con lo que escribimos más arriba. No utilizan las elecciones para agitar la necesidad de construir el poder obrero y popular que destruya al Capitalismo. Por eso, no existe un solo spot electoral en el que promuevan el método de la movilización extraparlamentaria o en el que hablen del Socialismo.

Los revolucionarios debemos advertir, siempre, que tanto el parlamento como el resto de las instituciones capitalistas son cuevas de bandidos que sólo sirven a los intereses de nuestros enemigos de clase, los grandes empresarios, nacionales y extranjeros. Por eso tenemos que convocar a luchar para destruirlas, cambiando al parlamento por asambleas obreras, al ejecutivo por un gobierno de los laburantes y al ejército por las milicias proletarias.

El Partido Comunista penetra en el Parlamento, no para entregarse a una labor orgánica, sino para minar desde su interior la máquina gubernamental y el Parlamento... La campaña electoral debe ser dirigida, no a la obtención de la mayor cantidad posible de representaciones parlamentarias, sino hacia la movilización de las masas en tomo a las consignas de la revolución proletaria. (Recomendaciones de la Tercera Internacional para el trabajo parlamentario, leer todas)

Aunque así de sencillo debería ser, los partidos del FIT, igual que el Nuevo MAS, Política Obrera -de Altamira- o Autodeterminación y Libertad -de Zamora- han dejado de lado estos planteos, dedicándose a emitir slogans que poco tienen que ver con la perspectiva revolucionaria y socialista, como “queremos ser la tercera fuerza” “vamos a renovar a la izquierda”.

Nuestro partido encarará esta nueva campaña, que transcurre en el marco de crisis más grande del sistema capitalista, impulsando la movilización de las masas contra del gobierno y por una revolución obrera y socialista. Para eso agitaremos con fuerza la necesidad de poner en pie una Asamblea de Trabajadores y Trabajadoras que organice otro Argentinazo para echarlos a todos e imponer un gobierno obrero y socialista.

Convocamos a los luchadores y luchadoras conscientes a sumarse a Convergencia Socialista, para llevar estas ideas a las fábricas, las escuelas y los barrios. 






Volver a página principal

Comentarios