Si pudiera... poema para otra revolución cubana

Por Je Constantino

 

Cuba, yo te soñé despierta, era de día, apenas me alcanzaba el sol de diciembre 
el Granma era el barco más grande del mundo, la sonrisa del Che, arribando en la orilla con ansias de pájaros revoltosos, Fidel con su corazón sincero y las manos listas. 

Las armas que aquel mexicano donó, uniéndose también a la aventura, pero era más que una aventura, era creer en la revolución, la libertad no tenía disfraces, la libertad era el deseo que encendía las calles, las calles de Cuba, las calles del mundo que soñábamos. 

El miedo se había quedado atrás, en México, en los mares, quién sabe, lo habíamos perdido, al fin, sólo sentíamos ganas de luchar, queríamos vencer la dictadura, vencerla para siempre. Ahí estabas, Cuba, ahí sufrían en tus noches los valientes, ahí fijamos la hora, planeamos cómo hacer que un sueño deje de ser un sueño. 

Ahí las tardes violentas no terminarían con tardes de paz , necesitábamos avivar el fuego, agitar la pólvora, gritar con fuerza, lo hicimos, el cielo y el infierno se unieron en la tierra, lo hicimos, los ojos del mundo nos miraban fijos, nos pedían vencer. 

Y vencimos, vencimos te lo juro, no olvidaremos nunca que vencimos, pero esos ojos del mundo se apagaban, ya no podían mirarnos, poco a poco se fueron quedando solos, con dictaduras, sin dictaduras, solos, y las manos obreras, solas, y el odio de clase, solo la explotación seguía. 

El hambre crecía y vos continuabas tu búsqueda, la enorme búsqueda, la insaciable búsqueda de la libertad, mientras el resto de los pueblos la buscaban y la buscan, incansablemente, Cuba, incansablemente, más tarde, con las banderas del socialismo flameando en cada esquina.

Sucedió lo que presentíamos, lo que amargamente presentíamos y pensábamos: lxs enemigos continuaron sus métodos, su sistema y sus planes, una sola isla no puede transformar un mapa tan inmenso, o sí, pero si dejara de ser una isla sola, si extendiera su revolución. 

Si con tu bandera no asesinarían a otros pueblos, si con tu nombre no mentirían, si unidos los pueblos todos, a lxs enemigos venciéramos me vas a decir, sé que me vas a decir, que desde ese mapa te encierran que desde ese mapa te acorralan, es cierto, es muy cierto, pero no me digas que sos la misma del Granma.

No me lo digas, Cuba, no me lo digas, soy los ojos del mundo que te miran, que vuelven a mirarte porque ya no hay diferencias tan grandes y profundas como para no poder verte, no alcanzan los acercamientos, no son suficientes los recuerdos ahora puedo ver en tus noches otra vez el miedo de lxs valientes. 

El miedo y consignas equivocadas, lo sé, tus banderas se rompieron, quiero arreglarlas, coserlas, enmendarlas, pero están rotas, y esas rupturas se sienten, se ven, se tocan, lxs enemigos están al acecho, en guardia, sedientos, oportunistas. 

¡Si pudiéramos ponernos de acuerdo! Hacer la revolución y contagiarla, hacer el socialismo, sacarnos del falso socialismo, de la opresión, liberarnos de las cadenas todas, la anarquía del capital, poner punto final a las dictaduras, a la represión a la cárcel de lxs presxs políticxs. 

Sin banderas que nos dividan, sin que, mientras no nos entendemos, continúen las manos obreras, solas, secas, curtidas, el hambre, gente que muere de frío, o de tristeza, niñxs bajo el fuego imperialista, Cuba te estoy soñando despierta, es de día, mi sol de julio argentino me acaricia , no tengo un barco y quizá ni siquiera vaya hasta tus orillas.

Pero quiero gritar, y grito, desde esta tierra, como si me bajara del barco más grande del planeta, con corazones sinceros, las manos listas y la sonrisa de los pueblos, quiero gritar ¡revolución ahora y permanente, en Cuba y en todas partes! Quiero que deje de ser un sueño porque sé, estoy convencida. 

Si ayer pudimos vencer, hoy estamos preparadxs para hacerlo mundialmente, cambiarlo todo, escribir nuestro destino, nuestra historia de libertad, la inagotable búsqueda de la libertad, en vos y en todas partes, incansablemente, Cuba, nuestra historia de libertad.

Volver a página principal

Comentarios