Hoy realizaremos la Conferencia Internacional de Fusión con la CCRI


Por Comité Ejecutivo de Convergencia Socialista (ver video con informe)

Meses atrás, más de un año en realidad, nuestro Comité Central resolvió salir a denunciar la política de restricciones desplegada por la burguesía mundial, que centralizó sus ataques contra las libertades desde la OMS, logrando que prácticamente todos los gobiernos capitalistas se alinearan a la táctica del “quedate en casa”.  

Por todo esto nos propusimos detectar la existencia de otras fuerzas resistentes a semejante e inédita presión, que puso a casi toda la izquierda de rodillas frente al imperialismo y los grandes laboratorios. ¡Las conducciones de las organizaciones que levantan las banderas del socialismo, acataron disciplinadamente la línea desmovilizadora del enemigo de clase!

El social chovinismo que infectó a la izquierda durante la Primera Guerra, reapareció detrás del llamado a “cuidar la salud”. Una mentira escandalosa, porque en los hechos los de arriba están enfermando como nunca a los de abajo con sus políticas de confinamiento, vacunación transgénica, planes ajustes, contaminación del medio ambiente y destrucción del presupuesto sanitario.  

Remando “contra esa corriente” y buscando aliados, nos encontramos varios meses después con los compañeros y las compañeras de la Corriente Comunista Revolucionaria Internacional, que cuando comenzaron los confinamientos, se habían pronunciado en contra, desarrollando sus planteos en un libro fenomenal, cuyo título indica con claridad su contenido y objetivos: “Contrarrevolución Covid”.  

La coincidencia general con este texto, las declaraciones y el programa de la CCRI, se expresaron en los pronunciamientos conjuntos que hemos publicado, como Comité de Enlace Internacional, acerca de Birmania, Colombia, Palestina y otros países, respondiendo con políticas de carácter transicional a acontecimientos centrales de la lucha de clases.  

También hemos coincidido en cuestiones teóricas fundamentales, como el carácter imperialista de China y Rusia, cuyos gobiernos están metidos en una gran Guerra Comercial con el resto de los imperios, que tiende a intensificarse, dando lugar a próximas y destructivas acciones militares, que nada tendrán de progresivo para los pueblos. ¡Ninguno de los campos en cuestión debe ser defendido por los revolucionarios y la clase obrera!  

A estas coincidencias se les debe sumar la intención relacionarnos con método proletario, a través de discusiones sanas y sin maniobras facciosas, como suelen hacer otros grupos que se reivindican del trotskismo o de la revolución socialista. La fusión, que casi seguramente resolveremos hoy en nuestra Conferencia Internacional, se apoyará en pilares sólidos, que tendremos que consolidar interviniendo con audacia en los próximos acontecimientos de la lucha de clases.  

En ese sentido, la respuesta unificada -que acabamos de elaborar- sobre la situación cubana, constituye un paso de calidad en este proceso. Es que Cuba divide aguas en la izquierda, ya que como sucedió frente a la "Contrarrevolución Covid", la mayoría de sus partidos, en vez de apoyar los justos reclamos del pueblo movilizado proponiendo una perspectiva socialista, ha salido a atacarlos, utilizando la excusa estalinista de la “injerencia yanqui” o “gusana”.

¡Viva la revolución cubana, abajo las restricciones imperialistas, todo el apoyo a las luchas obreras y populares que recorren el planeta, como las grandes marchas que están teniendo lugar en Francia (imagen) y Grecia contra la obligatoriedad de vacunarse! Vamos a construir una fracción internacional consecuente, que aporte lo suyo en la tarea de poner en pie la conducción mundial de la revolución, su estado mayor.

Volver a página principal

Comentarios