Crisis terminal del régimen y necesidad de un nuevo partido revolucionario

Por Damián Quevedo 

Si hay algo que caracteriza al actual gobierno, particularmente al poder ejecutivo, es su carencia de autoridad, no sólo sobre la sociedad en su conjunto, sino también frente a sus socios políticos y quienes, de acuerdo a las jerarquías institucionales, deberían actuar como subordinados de Alberto.  

El gran escándalo en este aspecto, fue el pedido de renuncia del subsecretario de energía, medida que terminó siendo frenada por el kirchnerismo y que resultó en un retroceso en chancletas por parte del presidente de la nación. El hecho constituyó una desautorización, también escandalosa, al ministro de economía. (Leer todo)

Comentarios