Las peleas palaciegas exacerban la crisis y empujan la rebelión

Por Damián Quevedo

Una vieja frase sostiene que en una situación de crisis, o mejor dicho revolucionaria -como la actual- cualquier suceso, por más insignificante que pueda parecer, tiene la capacidad de desatar una tormenta perfecta. 

La auto defensa de los dos jubilados ante violentos robos, desató polémicas profundas en los partidos de izquierda, además de poner sobre el tapete la ineficacia y complicidad del estado en el avance de la delincuencia y, principalmente, la desconfianza de las masas en las instituciones. (Leer todo)

Comentarios